lunes, 27 de junio de 2011

CAPÍTULO DOS.

-Que sí mamá, volveré pronto, no te preocupes.
-Ay Inés, no me dejas tranquila.
-¡Jolín mamá, parece mentira que no confíes en nosotros!
-Cariño, no lo digo por eso…
-Entonces, ¿por qué lo dices, mamá?
-Pues porque no quiero poner en ningún compromiso a los padres de Erica…
-Por eso no te preocupes, me ha dicho Erik que hasta la semana que viene no vendrán a su casa porque están de viaje o no se qué, y además, los ha llamado y nos han dicho que mientras no armemos follón, no tienen ningún problema.
-Vale, pero piensa que tienes que volver a casa sola, y ya sabes que por esas callejuelas hay muy poca iluminación…
-Dile a tu madre que mi hermano y yo te acompañamos-me dijo Erica, que no perdía detalle de la conversación. Ella es la gemela de Erik, y también mi mejor amiga.
-Mira mamá: Primero, me sé cuidar solita y segundo, los gemelos me acompañan hasta casa, ¿contenta?
-Pues sí hija, la verdad es que me quedo más tranquila, pero…
-Me alegro madre-solo la llamaba así cuando estaba enfadada con ella-. Volveré a la hora de cenar-y colgué, mosqueada con ella, como era habitual.
-Jo Inés, tampoco era para tanto, estaba preocupada-me dijo él desde la cocina.
-Cállate Erik, tu no sabes lo pesada que es-le dije sacándole la lengua.
-¿Sabes Inés? Te queda muy bien mi ropa, ¿verdad hermanito?
-Pues sí, estás muy sexy con la faldita.
-Bah, seguro que exageráis-contesté cohibida y evitando sonrojarme.
-No, no exageramos-me dijo esbozando esa sonrisa torcida y socarrona que me encanta-¡Qué aproveche!-dijo, poniéndome un plato de macarrones delante mía.
-¡Qué buena pinta! ¿Lo has hecho tú, Eri?
-No, lo ha hecho mi hermano.
De repente suena el teléfono y Erik va corriendo hacia él.
-¡Yo lo cojo!-dijo.-¿Diga? ¡Hola, amor!-repuso entusiasmado.
Entonces, Erica al ver mi cara, me miró como si me quisiera pedir perdón
-Será mejor que empiece, sino el plato se me enfriará-murmuré, intentando frenar mis ganas de llorar.

Media hora después, suena el timbre de la puerta mientras Eri y yo nos quedábamos dormidas en el sofá viendo los anuncios de la televisión.
-Esta es la pesada de mi cuñada, seguro-me dijo Erica por lo bajini, seguido de un gran bostezo.
-Hola mi amor, ¿te has olvidado las llaves?-perfecto, ahora le dan un juego de llaves solo para la víbora esa.
-Sí, esque ayer me cambié el bolso y me las he dejado allí.
-Jajaja, que cabeza que tienes. Anda, pasa al salón que allí están Erica e Inés, que yo ahora mismo vuelvo.
-Vale, pero no tardes-oí, instantes antes de que se besaran.- ¡Hola chicas! Cuanto tiempo, ¿eh, Inés?-dijo, sonriendo maliciosamente, como cada vez que me veía.
-Ajá-dije, fingiendo interés en el programa.
-¿Y qué tal te va la vida? ¿Y los chicos? ¿Hay alguna novedad?
-Mi vida es igual de perfecta que la última vez que nos vimos, pero gracias por preocuparte-y me permití el lujo de dedicarle una de mis más falsas sonrisas.
-¡Ya estoy aquí! Cariño, cierra los ojos, por favor.
-Claro, aunque no sé muy bien de que va esto.
-Feliz segundo aniversario, María. Ya puedes abrir los ojos-dicho esto, sacó lo que llevaba escondido detrás de él.
-¡Pero que anillo más hermoso! ¡Te habrá costado un riñón! Pero, espera… ¿se puede saber que celebramos?
-Pero, como, ¿no te acuerdas? Hoy hace dos estupendos años que te conocí en el campamento.
-¡Oh, Erik, eres un cielo! Te amo-todo seguido, saltó del sofá para pasar a sus brazos y fundirse en un beso, como si solo fuesen una sola persona.
En ese momento desearía no estar allí para no tener que recordar todo lo ocurrido hace dos extraños años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario